Una forma revolucionaria de terapia.

La terapia diamagnética es un método terapéutico no invasivo basado en los mecanismos de oposición creados por las fuerzas de los campos magnéticos de alta intensidad. Cuando se exponen a la acción de un campo magnético, las estructuras electrónicas de los materiales diamagnéticos experimentan un movimiento molecular en la dirección opuesta al campo mismo.

Los campos magnéticos de alta intensidad pueden causar una readaptación celular y una respuesta fisiológica positiva en muchas enfermedades que afectan al sistema musculoesquelético, además de reducir significativamente los tiempos de tratamiento y mejorar la calidad de vida del paciente.

También conocida como DMA (aceleración molecular diamagnética), la terapia diamagnética ofrece una forma innovadora de tratamiento farmacológico que permite la administración completamente indolora de medicamentos sin el uso de agujas o corrientes eléctricas

La característica de la intensidad del campo magnético y el modo de emisión de pulso distingue la terapia diamagnética de la terapia magnética convencional.

Áreas de aplicación versátiles.

ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA

Lesiones musculo tendinosas, enfermedades degenerativas del sistema óseo y articular, fracturas y seudoartrosis y patologías óseas vasculares.

REUMATOLOGÍA

En estados reumáticos e inflamados.

FISIOLOGÍA

Como complemento de la terapia de rehabilitación y los tratamientos de prevención de enfermedades del sistema musculoesquelético y enfermedades neurológicas.

MEDICINA DEPORTIVA

Pubitis, tendinitis, contracturas y desgarros musculares, esguinces y contusiones.

FLEBOLOGÍA Y ANGIOLOGÍA

Edema linfático, inflamatorio y postraumático.

DERMATOLOGÍA

En lesiones cutáneas expuestas (heridas y úlceras), para una regeneración tisular más rápida.

Terapia contra el dolor

MEDICINA ESTÉTICA

El modo de acción de la terapia diamagnética

El agua es una sustancia altamente diamagnética, pero muchas otras sustancias orgánicas como los lípidos y la mayoría de las proteínas plasmáticas también juegan un papel clave en el metabolismo humano. La fuerza mecánica repulsiva ejercida por la terapia diamagnética interactúa con estas sustancias tanto a nivel extracelular como intracelular, lo que promueve la resolución del edema y los procesos de reparación de tejidos.

El grado de interacción entre la bomba diamagnética y las células fluidas del cuerpo humano depende del medio del agua en el que tienen lugar todas las reacciones biológicas del cuerpo. La interferencia con el agua del cuerpo y el equilibrio electrolítico interactúa con los sistemas responsables de mantener la presión osmótica y el potencial eléctrico. Dos aspectos de importancia fundamental en muchas funciones fisiológicas como la activación neuromuscular y la conducción del impulso nervioso.
Los principales efectos de la terapia diamagnética en la matriz extracelular e intracelular implican la activación de las siguientes funciones biológicas:

  • Transporte de líquidos
  • Bioestimulación endógena
  • Pain control (control del dolor)
  • Administración e implante de moléculas